domingo, 6 de febrero de 2011

/ El EncuenTro /



FotoMontaJe reaLizado por A GaliNdo a partir de IlusTración DaVid LiNn

16 comentarios:

Cecilia dijo...

Qué importa si no lo volvieron a ver !
Êl la tuvo, temblando en sus brazos ..

Buen final de domingo Ana, gracias por estos textos.

Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Es que la luna tiene una atracción irresistible.

Besos.

Gerardo dijo...

Es un relato bonito y para mí nada triste como parece desprenderse del mismo, porque él está con su amada y le ofrece como regalo su propia existencia.
En tu decálogo dices en el punto quinto que la paz interior no se esconde, lo mismo que el cariño.
En el décimo dices yo no escondo mis palabras justo lo mismo que el amor.
Pues bien siguiendo tu precioso decálogo yo no esconderé nunca ni el cariño ni el amor.
Por ti..

Quino dijo...

Esto es, un relato muy interesante donde se aprecia que el personaje -muy apesar de lo que se pueda pensar- hace todo lo que se puede realizar por ella... Se desnuda, para dar entender, no la parte corporal del mismo, sino la espiritualidad en las aguas cristalinas que hacen de muy buen conductor hacia la obra.
Al final el cuadro queda un poco deslabazado porque ni él ni ella llegaron a pincelar lo que tanto anhelaban. Pero lo importante es que ambos en un moemnto dado conocieron esa ilusión y la magia queda abierta para cuando el autor considere oportuno que ambos desean la dulzura espiritual.

Buen Comienzo de Semana, Aniña !!!

Besiños desde Lucus Augusti.

Pluma Roja dijo...

Una prosa cargada de imaginación, bastante romántica.

y la luna siempre brillara para el poeta.

besos Ana. Lindo relato.

escarcha dijo...

PRECIOSO!!!
No estaba loco si se había enamorado de la reina de la noche.
SALUDOS MUJER

MIMOSA dijo...

Una romántica llamada, un encuentro deseado, una luna mágica.
Desapareció, sí, pero en los brazos de su amada.
Un delicioso cuento, dulce y delicado.
Besos corazón.

Marisa dijo...

Un encuentro para
la eternidad,
abrazando su
resplandeciente
sueño.

Fue feliz en su delirio.

Besos

Cecy dijo...

Es la compañera de los errantes, siempre a su lado, enamora y nos atrapa a todos. Como tu cuento tiene magia.
Y a mi me encanta.

Un beso Ana.
Que tengas una linda semana.

claudia dijo...

romanticismo y magia buena mezcla, terrible seducción, cuántos han muerto por abrazar la luna...Tus relatos son asombrosos. Un beso Ana

Susana Inés Nicolini dijo...

Bello blog. Atrevido, elocuente, estético. Felicitaciones. Desde ahora te sigo.
Te invito a conocer los míos. Será un lujo verte por alli.
Un abrazo desde Ciudad de Buenos Aires

Uka. dijo...

Enamorado de la luna y desaparecer bajo su manto de blanca y radiante belleza...
Precioso como siempre.
Un beso.

Rayén dijo...

Anita:
Me encanto el relato.Un hombre locamente enamorado, que no descansa hasta estar junto a su amada, más alla de la vida.Romantico.Lindo!!

Un montón de cariños para ti y que tengas una grata semana!!

La Gata Coqueta dijo...

A través de la vista
visualizo tu nombre
en el idioma de los duendes...

A través del oído
siento como las notas van dejando
marcado cada encuentro...

A través del olfato
recibo el aroma de hinojo
que bordea tu apartado de reposo.

A través de los sentidos
palpamos la vida
y gozamos del mundo

A través del horizonte
percibo el paisaje,
que se abre y me atrae
para desearte
una semana radiante

María del Carmen

Juan Gerardo dijo...

Un cuento bastante sensual, aunque esperemos que los enamorados no se mueran de frío en el mar.

¡Felicidades por tu texto, simplemente maravilloso!

Anónimo dijo...

Ella llegaría con el mar,
con cantos de caracolas
y sueños de arrecifes.
Ahora ella se va,
sin decir adiós
porque nada debe.
Desaparece en un bello amanecer
con mucha lluvia
ya que su arco iris
jamás haría nada por agotarla.
Es su princesa y su amada.