miércoles, 5 de julio de 2017

La playa de los años




"Tú señalaste, una a una, las gaviotas,
que planearon en tu cielo azulino,
contando el ruido de las olas, 
que en su vaivén acompasado...
quieren ser nudos
y quieren ahora ser barcos,
para primero besarte y envolverte,
y para luego, te eleves y crezcas
en las mareas de la playa de tus años"



Ana Galindo

A Marina






lunes, 26 de junio de 2017

Redes invisibles



Mis manos van tejiendo una gran telaraña de encaje.
Basta tocar un hilo para atrapar tu imaginación.



Ana Galindo. 2017
Serie: "Manos que inspiran, mujeres que crean"


[Imagen vía https://www.tumblr.com/ ]



jueves, 22 de junio de 2017

Hilos de mi memoria

o

con los hilos de mi memoria, 

intento aprender a coser un sueño 

que lleve mi nombre.


Ir juntando mis días, mis horas y mis silencios 

con este hilvanado de letras.



Ana Galindo
2017 
Serie: "Manos que inspiran, mujeres que crean"



[Imagen: encontrada en la red]






miércoles, 21 de junio de 2017

Miniaturas




Son las pequeñas cosas,
aunque parezcan triviales e insignificantes, 
las que nos ayudan a alcanzar la perfección. 

Se vuelven esenciales cuando tratamos, no en vano, 
de captar nuestra verdad.


Ana Galindo. 2017
Serie: "Manos que inspiran, mujeres que crean"


[Imagen: Cartel anunciante de 5º edición Fashion Green]



Piedras preciosas


Los días son gemas que se van desgastando.

Cada amanecer destaca una piedra preciosa...

Las voy engarzando con pequeños suspiros
          que alejen imprevistos ocasos,
          y colmen de gracia tu imagen.


Ana Galindo. 2017
Serie: "Manos que inspiran, mujeres que crean"



lunes, 19 de junio de 2017

La misma de siempre



Y a he aprendido a escribir nombres

en los papeles que quiero conservar durante la eternidad... 

l resto, 
lo borró un viento amable que, 
ahora sé, 
se empeñó en ayudarme.

Ana GaLiNdo.

domingo, 6 de septiembre de 2015

Amores de Invierno



Amores de invierno

Secretos del tiempo
que arrastran las hojas en su sueño perdido
sobre la cumbre de un árbol dorado.
Suspiros de letras que toman tu mano
para llevarlas al ritmo
que inventamos una tarde de lluvia,
y escribir poemas sobre papeles mojados.
Cascadas de perlas,
que se derraman en forma de lágrimas,
tejiendo arco iris de versos, nacarados y blanquecinos,
queriendo cambiar el paso del tiempo.

Amores de invierno.

Helados y frescos, que buscan un hueco,
suplicantes, deseando vivir.
Y la rueda gira y gira.
Yo te busco en el reflejo de mi copa de vino,
como si fuera tu boca la que me quisiera beber.
Mientras, tú me llamas a gritos en tus sueños,
causando mi desvelo,
evitando mi demora.

Somos todo y somos nada.

Un nido de alondras
Una casa vacía
Una mesa preparada para comer
El ritmo de una danza sobre nubes llorosas
Una espera
Un destierro
Un fuego que arde
Un silencio
Un amor en invierno
Un espacio donde volver a nacer

/Ana  Galindo/

Poemas de antaño

jueves, 18 de junio de 2015

Realidad



Anoche

tuve un sueño 

en el que tanto el pasado como el futuro 

se exponían corpóreos e incluso tangibles. 

Entonces desperté y lo vi claro: 

la eternidad tan solo era un instante,

y la historia, un bucle repetitivo 

que acaba por no sorprender.

Ana Galindo


lunes, 1 de junio de 2015

Salieris de ideas / Lluvia de pensamientos

Si hay algo que odio en esta vida
(digo "odio", y no "detesto",  "rechazo", "me alejo",...)
es la AVARICIA del pensamiento.

Odio a quienes son ladrones de ideas,
a las personas que pretenden ser tú, sin ser tú.
Sin que quieras ser como ellos,
y mucho menos que ellos pretendan asemejarse a tu mundo.

Agua en las aguas busca, y con la mano
el árbol fugitivo quiere apropiarse...
Lo que más odio son las personas vampíricas
que chupan tu energía para disimular su medianía
y su flagelada dignidad.

Pero no porque no te nombren, ¡qué más da!
Tampoco porque no te agradezcan ¡ya me sobra!
Ni siquiera porque te vapuleen o te critiquen.

Viandantes de tristes ánimos.
¡Reales! sin poderíos efectivos.
Sino porque dejan de tener valor para mí.
¿Ahora quién les pagará?

No me gustan las personas que interpretan tu lectura,
pero que buscan, como tristes despojos de ánimas,
tu aprobación.
¿Siempre los justos inquilinos?
Odio este tipo de avaricia.

¿Qué improcedente infortunio
provoca el magnetismo
de estos salieris que reptan hasta chupar una gota de ti?


Creencia inhóspita, insaciables
instintos... muy mal prescritos
Volver a nacer, de nuevo sin prisas,
por la escalera que siempre te conduce,
para mirar desde otro ángulo
(que no desde "arriba", lugar donde se quedan ellas)
su infinita mediocridad.

Ana Galindo
@AnaGalindo_



viernes, 1 de mayo de 2015

La HisToria de WisY

Wisy con las joyas de mamá

Ella me mira fijamente cuando me pongo delante del ordenador, y se sienta a mi lado. Lanza tranquila un suspiro y entonces, dando dos vueltas, se arrulla cerca de mí. A veces extiende una de sus patas para tocar un trocito de mi pierna. Es como si con ese minúsculo punto de contacto nuestra energía fluyera de la una a la otra..
Wisy está viejecita, y a mí me gusta cuidar su vejez. Ya le faltan varios dientes, y sus colmillos asoman un poco torcidos. Yo creo, que a pesar de su pelaje rizado y rubio, tiene arrugas, porque por zonas le descuelga un poco el pellejo.

Marina le puso su nombre, porque era uno de los apelativos con el que la llamaba su padre cariñosamente cuando ella era pequeña, ¡Y no se admitió discusión!. Yo buscaba algo más sofisticado, más glamouroso,...pero no pudo ser. "Güisi" acabó sonándome bien, a pesar de los albañiles de frente de mi casa que le decían, cuando la llamaba para salir de paseo,"Wisky, que te llama tu ama", o el hijo de mi vecina que no entendía lo de la W, y siempre la ha llamado "Visi".

La primera noche que la vi, yo llegaba a casa después del trabajo y de una larga reunión. Encontré a Marina en el salón, delante de la puerta. Nada más por la expresión de su cara, y porque cuando se ponía nerviosa le salían más pecas todavía, sabía que algo iba mal. Entonces lanzó aquel "Mami, prométeme que no te vas a enfandar", y yo pensé desmayarme. Los peores pronósticos sobre catástrofes caseras pasaron en una décima de segundo por mi mente. Yo, con un hilo de voz de ultratumba, fui capaz al final de pronunciar..."Cuéntame ahora mismo qué ha pasado", intentando preparme para lo peor.

Y fue entonces, que sacó de detrás de la mesa una perrita dorada, que temblaba del miedo.

Y en ese momento creo que me desmayé. O me quedé catatónica. O atravesé un agujero negro. Porque no recuerdo nada.

Sólo al rato empecé a moverme, no sé si para increpar a Marina por traer aquel chucho a casa, o para lanzarme sobre la perrita y comérmela a besos.

"Mami, la llevaban unos niños de mi clase, porque la han encontrado abandonada entre un cañaveral, y tenía mucha hambre. Sus madres les han dicho que no se la pueden quedar porque no pueden atenderla, y yo he pensado que con nosotras podría estar bien...si tú quieres"

Y con nosotras vivió. Quince años hace de esto (eso creo al menos)

Ella ha estado conmigo cuando no me apetecía hablar con nadie, deshecha por el dolor. Ella ha dormido a mis pies, cuando estos se han sentido desnudos. Wisy baila conmigo cuando yo me pongo a danzar por casa, deformando canciones de la radio, a grito pelado. Y las dos paseamos por la playa las mañanas de invierno, para tomar un poco el sol y mirar las gaviotas.

Ahora es mayor, pero aún asi cuida a su hermanito Kenzo (el nombre ya lo conseguí más sofisticado y glamouroso), un yorshire que le regalaron a Marina, y que al final se ha venido a vivir a casa también. Y ellos dos me cuidan a mí.

Así, hasta que Wisy nos acompañe.

Wisy y el Mediterráneo

Links: La CasA de LA LluviA /AnA GaliNdo/
AzuL MaR /AnA GaliNdo/

domingo, 5 de abril de 2015

Recuerdos en tercetos


Oscuro poema, nave sin rumbo,
en mis manos navega entre lamentos,
derriba con versos impávidos muros.


Imágenes claras, blancos espejos
de estrellas, poblando risas de niña
en  los días  azules de mis recuerdos.








Noches serenas, besos de briznas
inocentes recreos que saben a sal
de sueños dorados en cálidas islas.


 
 
 
 
Correr a tu abrazo, volver a jugar
en noches enteras de lunas de patio,
con luces serenas de nubes y mar.

 
Vente de nuevo con las flores del campo 
dame tu mano, salgamos al sol,
y deja que el cielo obre el milagro.




/AnA GalinDo/

Ilustradora Nakaji-Marie.

sábado, 4 de abril de 2015

LuNa NueVa



Para renovar un desengaño:

Lo que más breve sea:
una paloma, una flor,
la luna en las pupilas
de mi envolvente amor.

Para despertar una ilusión: 

Lo que tenga el pliegue más suave:
el ala con la rosa, los ojos de la estrella;
lo tierno, lo sencillo,
lo que al mirarse tiembla;
lo que se toca y embriaga,
como  aturden los cometas,
como aturde la noche,
a las almas incompletas.

Para paliar la desigualdad:

Lo que nos da ventura y nos resta envidia
y hace que nuestra vida tenga el mismo sabor del cielo
y la montaña.
Eso que... ,  si se saborea,

purifica.
 

/Ana Galindo/

 



miércoles, 25 de marzo de 2015

Llegas

Ilustración Gabriel Pacheco

Llegas.

Como la lluvia
algunas tardes;
con un rumor
suavecito
de agua clara,...;

y dan ganas
de bailar
descalza y niña
sobre la hierba
fresca y temprana.

Llegas.

Y yo te espero,
detrás
de mi última inocencia;
a hombros
de mi insistente esperanza.


/AnA GaliNdo/

martes, 24 de marzo de 2015

Paisajes Azules


Mi tiempo es un suspiro de agua.
Un hilo de aire enredado en las nubes.


Paisajes azules que absorben palabras
recuerdos que flotan, ahogados  perfumes.

Puedes reclamarme la rosa gris que atesoran las lágrimas,
cada espejo donde la luna rodó decapitada

El humo azul de una ola reducida a nostalgia
disolviendo a su paso escamas oscuras.

Pero nunca esa gota que se desliza, sin prisa,
una risa,
esta tela de araña.

/ AnA GaliNdo /
 

martes, 13 de enero de 2015

Por ti,...

 


Por ti, yo sigo.
Con tus ojos hermosos que esparcen ternura,
Y resplandores de luz en la mirada,
Es mi Poesía.


Ese te quiero
Que me provoca la caricia de invierno,
Y la armonía de un beso.
Es mi poesía.

El rebote de la lluvia
En el pétalo de la rosa que espera,
y el suave aire que la mece.
Es mi poesía.

Los naranjos de otoño
Dibujando sonrisas de sueños perfectos,
En un cielo rebelde.
Es mi poesía.

Sentir calor en la sombra
Y los temblores de mi alma en coma,
En agonía tajante.
Es mi poesía.

Saber que repasas mis letras
Y piensas anhelos coincidentes,
De un futuro que no espera.
Es mi poesía.

La inmensidad de una bondad insurrecta
Que doblega mi todo,
Con la agonía de la llama que asciende.
Es mi poesía.

Esa lágrima eterna
Como diamante de sal,
que secó mi cascada.
Es mi Poesía.

Tu volar tranquilo
que abre camino despejado a mis pasos
El abrazo sincero de la llegada y la ida.
Es mi poesía.

La realidad que construye lo propio
Y esa injusticia que incita la distancia
Hasta la demencia.
Es mi poesía.

La palabra atrapada en el cristal de un espejo
y el sonido de las raíces cuando los arboles crecen
Y preparan tu abrazo
Es mi poesía.

Este naciente y el ocaso, y la vida que habla de lo hecho.
vosotros que sois íntegros,
Y la enormidad del amor que nos resiste.
Todo esto,
Es mi poesía.

 




Dedicado a
Marina Martínez y Gerardo Rivas
Felices muchos inicios de vida conjunta

domingo, 11 de enero de 2015

EmocioNes

Ilustración de Duy Huynh

Las emociones
 
Poesía espontánea

P ues entre olas pétreas, entre locuras y razones,
en una tormenta de acuosas virtudes
con forma de amor sereno y emboscadas,
comprendí la ilusión, y viví de emociones.
 
B arro en el suelo, muerde los talones,
no hay belleza sin algo extraño en tus soledades,
y tratar de atarlo
mientras atraviesas el aire que sostiene a la luna.

Q ué triste cosa sería la vida,
si sólo la nostalgia llenara de soplos,
mis enormes temores.
 
[ AnA GaliNdo]


EL COLLAGE Y LA ESCRITURA AUTOMÁTICA

domingo, 9 de noviembre de 2014