sábado, 16 de octubre de 2010

El VesTido NeGro/ ChaT II


11 comentarios:

Ana Galindo dijo...

Síiii...lo sabía...sabía que la anterior entrada era muy edulcorada.
Pero ¿qué le puedo hacer?
Son las historias del amor. También ésta lo es.

Un beso

claudia dijo...

MUY BUENA!!!destruir el objeto de deseo que en la actualidad puede ser como un vestido negro. Ya lo dije antes el fetichismo, es un modo de amar pero no a los cuerpos. Abrazos!!

FRANZ dijo...

AWWW me encanta la historia llena de pragmatismo y según lo que percibí con sensualidad...
Saludos

Pluma Roja dijo...

épocas de historias amorosas, según veo estamos en la época de los amores por ordenador. ¿Qué tal? No lo imagino. MI época fue la de los 60s, rompíamos con costumbres arraigas, los amores eran de pura aventura y aún sin teléfonos celulares puro acercamiento vivencial.

Tu relato me gustó mucho. Interesante. Besos Ana. Hasta pronto.

TORO SALVAJE dijo...

Esta ya no es tan edulcorada.
Menos mal que la tomó con el vestido.

Besos.

claudia dijo...

Ana, tu poema es la vibración de un tema que requiere una lectura atenta. El fetichismo enlaza lo que lo seduce al objeto no al cuerpo. Comprendo tu actitud hacia el vestido negro. Me encantó.
Un abrazo grande!

SHUARE dijo...

Hola guapa! Tengo un premio en El Rincón de la Luna para ti... Besotes!

MIMOSA dijo...

¡Cuánto dolor se puede llegar a sentir por amor! Es un buenísimo relato, descripción que nos lleva a imaginarnos la situación, a palpar el dolor de lo descrito, a la vez que lleva sensualidad y pasión.
Un fuerte abrazo y feliz finde guapa.

Ernesto y Felisa dijo...

Bueno, se cargó el vestido..., pero cuando uno se desespera y con un saco de tristeza a la espalda, no queda otra que llorar..., y bueno matar a su querido y deseado vestido negro.
Muy buen relato Ana
un saludo
Felisa

Antorelo dijo...

Sensualidad, ardor, pasión, voluptuosidad convergen en este texto gracias a la maestría con la que vas enhebrando las palabras.
Saludos

Juan Gerardo dijo...

Ana, dos cuentos diferentes en su esencia pero que conservan la parte erótica para hacerlas interesantes, cargadas de mucha sensulidad.

Te mando muchas felicitaciones por estas exploraciones literarias que llevas a cabo, no cualquiera se atreve a hacerlo de tan maravilla como tú.