domingo, 2 de enero de 2011

ProPuesTa /FoTo PoeMa II /


/AnA GalinDo/

Fotomontaje / Microrrelato

16 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Hola Ana, ¡Felicidades!

No podemos parar el tiempo. El tiempo para mí no existe. Podremos parar de crecer, podremos parar de absorver, podremos parar de procesar. Pero solo muertas pararemos el tiempo. Porque paramos de existir.

Besos Ana. Buen pensamiento.

Ana Galindo dijo...

Yo creo que todo es tan relativo...
Hay dilatados espacios temporales en nuestras vidas que se podrían resumir en lo que dura un soplo de aire en nuestra memoria. Sin embargo, hay momentos breves que marcan para siempre nuestra existencia. En ellos es donde me gusta permanecer... sin olvidarme de vivir.
En ellos es donde se aloja la propuesta.

Cecilia dijo...

¿ Cuánto tiempo dura un instante ?
a veces, más que una vida ..
es decir, a veces justifican toda una vida.

Un beso Ana.
Precioso montaje.

Poeta del Cielo dijo...

el tiempo se detiene cuando al lado de nuestro amor no existe mas minuto mas hora que esa ahi de su lado ....pues es en esos momentos de magia que el tiempo para....

saludos
linda semana
abrazos amiga Ana

Antorelo dijo...

¡Menudo reto nos propones! Es verdad que el tiempo es relativo, depende de nuestra percepción. A veces, a mí me gustaría poder pararlo, en cambio, otras me gustaría hacer que volara. Precioso el fotomontaje y la pregunta da qué pensar.
Gracias por el último comentario que me hiciste: no lo merezco. Eres muy amable, Ana. Hoy he puesto otra entrada relacionada con la lectura.
Un fuerte abrazo

Antorelo dijo...

Ana, totalmente de acuerdo contigo: yo también le leo a mis alumnos en voz alta, creo que es un ejercicio muy aprovechable e interesante.
A nosotros nos encantaba cuando el maestro nos leía en aquel libro de pastas azules, se hacía un silencio en el aula y la fantasía se disparaba.
Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Como me gustaría pararlo y rebobinarlo.

Besos.

MIMOSA dijo...

Bienvenida princesa !!
Hay momentos de la vida en los que me gustaría quedarme por siempre, es por ello que los guardo en mi bosque encantado y cuando lo necesito corro a buscarlos. Te entiendo.
Muchos besos y abrazos recién estrenados!!!

claudia dijo...

ayayayay!!! Anita, y què? realmente abismal este micro relato. BESOS te FELICITO!!!

Cecy dijo...

Esa sensación de querer parar el tiempo me ha ocurrido en caso muy especiales y siempre han tenido que ver con mis afectos, como querer que ese instante sea eterno.
Pero no se, parar el tiempo es dejarlo también muerto.

Un beso.
Muy buen año!

Poetiza dijo...

Ana, tambien deseo aveces detener el tiempo.....Besos, cuidate. Bello leerte y reflexionar.

madroca dijo...

Y si además de detener el tiempo aprovecharamos para bajarnos de este mundo que cada día comprendo menos?
Me encantó el fotomontaje, totalmente en concordancia con el microrelato.

Quino dijo...

Ana, el tiempo pasa de forma inexorable y por mucho que intentemos detenerlo "no podemos". Otra cosa, es que ese instante vivido es tan sublime que pareciera que no pasara el tiempo (en eso consiste, transitar de forma terrenal y espiritual) para poder apreciar esos momentos. En la vida todo es muy relativo y personalmente creo que, es mejor un minuto de ebullición máxima que 60 segundos esparcidos en diferentes tomas... O se viven eses instantes o no... Siempre hablando en el terreno del amor... Por eso hay infinitos caminos para llegar al mismo mientras la variable del tiempo siempre es la misma.

Feliz comienzo de año y disfruta cada minuto que te propongas.

Mª Teresa Martín González dijo...

Es curioso lo mucho que pueden decir unas pocas palabras. Y lo mucho que significaría si nos atreviésemos a parar el tiempo de vez en cuando.

Un saludo y feliz año 2011.

Prudencio Hernández Jr dijo...

El tiempo está detendido ..los que nos movemos somos nosotros..imposible detenerlo..
El tiempo tiene lo esencial de la vida en si mismo, como un mago tiene dentro de si el mejor acto y guarda para todos el pincipio y el fin.

Verbo... dijo...

Si alguien y yo
paramos el tiempo
es para mirarnos
encontrarnos (en la mirada)
y besarnos...

(algo así)