martes, 3 de julio de 2012

GrieTas

y de sueños incumplidos
que sonaban todavía lejanos
y llegaban a mi boca dulcemente
como ahora llegan
tus besos infinitos
/AnA GaliNdo/ 


11 comentarios:

andré de ártabro dijo...

Tiempos de nostalgia que se han ido y han dejado paso una feliz realidad De unos sentimientos que tan bien nos transmites que llegan y llenan.
Tu poema está lleno de una entrañable ternura.
Besos.

Maribel G. M dijo...

Precioso poema, Ana.
Un beso y buenas noches

Bee Borjas dijo...

"las nombraba para que vivieran despiertas en mí..."
Eres genial, Ana! Leerte es disfrutar.
Maravilloso texto.
Cariños infinitos, mi amiga!

6tercerciclo@gmail.com dijo...

¡Qué relajante es pararse a leer tus poesías!Preciosas ilustraciones y un gozo leerte.
¡Qué sensibilidad tiene lo que escribes!
Una admiradora de tu trabajo Mª Santos

Sara O. Durán dijo...

Mi deseo es que esos besos infinitos te doten de la sabiduría y fortaleza necesaria para ayudar a poner de pie y alimentar a tantas almas que perecen en la oscuridad de los tiempos actuales en todas las latitudes, por culpa de unos cuantos que nos están lacerando tanto.

Cecy dijo...

Después de esperar tanto, que bien han llegado esos besos infinitos, hace cálido todo lo vivido.
Lindo poema.

Un abrazo Amiga.

Gerado Rivas dijo...

Y te susurraba en el oído sin que lo supieras, "continúa caminando mi amor, que te estoy esperando al otro lado del sendero para llenarte de besos y caricias.
Te quiero mi amor.

Gerado Rivas dijo...

Y te susurraba en el oído sin que lo supieras, "continúa caminando mi amor, que te estoy esperando al otro lado del sendero para llenarte de besos y caricias.
Te quiero mi amor.

TORO SALVAJE dijo...

De las grietas a los besos...
Mejor viaje imposible.

Besos.

Julie dijo...

Ana, qué maravilla de poema... "Y decía casa/ y decía verso/y decía trino." Todo el poema parte de ser aquellas manos... Precioso. Lo he disfrutado desde su música, desde su contenido, desde su lirismo. Bellísimo. Un beso.

Rafael Mulero dijo...

Querida Ana: sencillamente, encantadora esa relexión que adornas con una dulzura preciosa.
Un beso