jueves, 5 de abril de 2018

Calma



Siento nostalgia de aquel recuerdo
(fue solo un momento).
Ese en que le di nombre al silencio
que me seducía entre las olas
con los sustantivos pequeños del amor.

¿Cómo te llamo ahora,
cuando el viento se pierde
entre las hojas verdes
de los árboles?

Cada primavera que llega
alisa con calma mi espalda
y se agarra, con garra, a mi sangre
que quiere volver a ver,
aquella ventana teñida de azul.

Envejecer
es este delicado duelo
que aún sigo manteniendo, con tiento,
cuando ofrezco mis ojos al sol.

/Ana GaLinDo/

Ilustración Elena Dudina

2 comentarios:

Lourdes dijo...

QUÉ MARAVILLA. LEERLO HA SIDO UNA CARICIA A MI ALMA. UN DULCIFICAR MI MENTE. GRACIAS. LOURDES

Ana Galindo dijo...

Gracias, Lourdes. Tus comentarios me colman de calma, también. Ana